Durante el embarazo y lactancia la demanda de nutrimentos se ve aumentada para poder cubrir las necesidades tanto de la mamá como las del bebé. Es importante conocer cuál es el balance adecuado para poder disfrutar de esta etapa y proporcionar lo mejor a tu bebé.