¿Sabías que hay alimentos que pueden estar saboteando tu esfuerzo de bajar de peso?

Algunos alimentos provocan reacciones en el cuerpo que promueven la acumulación de grasa, en lugar de perderla, esto se debe a que algunos alimentos provocan reacciones a nivel hormonal que hace que las hormonas pierdan su balance, principalmente  las hormonas encargadas de regular el azúcar en la sangre.

Adicional a esto, hay sustancias que bloquean la acumulación de grasa debido a que contiene una gran cantidad de sustancias desconocidas para el cuerpo, como químicos, colorantes, conservadores, aditivos, etc. El hígado trabaja a marcha forzada para eliminar todas estas sustancias y no le queda tiempo para metabolizar e eliminar la grasa.

Otro de los caminos por los que algunos alimentos bloquean la pérdida de grasa se debe a la inflamación que puede causar, ya que cuando  estamos inflamados a nivel celular, el metabolismo de la grasa se detiene, como por falta de movilidad en la célula.

Y por último, hay alimentos que interfieren en el procesos digestivo, pueden hacer más lenta la digestión y evitar que se absorban nutrientes vitales para el metabolismo de la grasa.

A continuación de presentamos algunos alimentos que bloquean la pérdida de grasa:

  1. Aceites Vegetales:

Los aceites vegetales, como el de maíz, soya, o canola, son aceites muy inestables, que al ser calentados se oxidan con facilidad resultando en una gran cantidad de radicales libres y teniendo como subproductos una gran cantidad  de sustancias sólidas. Se ha observado que  el consumo de grasas oxidadas está relacionado con el incremento del colesterol  “malo” en la sangre,  promoviendo  la prevalencia de enfermedades cardiovasculares. Así mismo, el consumo de aceite “rancio” u oxidado promueve la aparición de enfermedades como asma, cáncer, daño a órganos reproductivos, daño hepático, entre otras.

Desgraciadamente son más comunes de lo que creemos, ya que no solamente están presentes en nuestra comida cuando la cocinamos, si no que muchos alimentos procesados incluyen en sus ingredientes aceites vegetales. Por ejemplo, las botanas que viene en bolsitas, desde papitas , hasta cacahuates e incluso las llamadas saludables nueces. Es importante revisar las etiquetas de los productos que consumimos y evitar cuando incluyan el ingrediente “aceite vegetal” y aún hay que tener más cuidado si dice “aceite vegetal hidrogenado” o “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”, ya que estos aceites se someten a procesos adicionales los cuales resultan en un incremento de grasas trans, que son las causantes de los padecimientos mencionados anteriormente.

Para cocinar en casa, debemos optar por aceites que sean más resistentes a las temperaturas. Recomendamos el aceite de coco, el de ajonjolí o el de aguacate. Incluso son una mejor opción cocinar en grasa de cerdo o res (manteca), ya que son grasas mucho más estables con la temperatura.

  1. Endulzantes artificiales

Existe una gran  cantidad de endulzantes artificiales en el mercado, principlamente reconocemos el  aspartame (nutrasweet o canderel), la sacarina (sweet & low) ,  la sucralosa (splenda) , acesulfame de potasio, entre otros.

Estos endulzantes se comportan como azúcar en cuanto a su potencial de endulzamiento, pero no son azúcar, son sustancias químicas que son totalmente irreconocibles para el cuerpo. Generan confusión de cómo metabolizarlas y esto tiene sus consecuencias.

Los endulzantes artificiales están relacionados con incremento de apetito, incremento de peso, dolor de cabeza, ansiedad, fatiga, problemas de la piel, problemas gastrointestinales, entre otros.

Más sobre los efectos de los endulzantes artificiales en el cuerpo aquí.

  1. Aditivos, colorantes, saborizantes y conservadores de los alimentos.

La industria alimenticia utiliza un sinfín de aditivos con el fin de mejor sus productos sensorialmente, incrementar su vida de anaquel, potencializar el sabor, entre otras funciones. Por lo general estos aditivos son sustancias químicas no reconocidas por el cuerpo, y que se ha registrado que generan diferentes reacciones en el cuerpo.

Sin embargo, se ha encontrado que la mayoría de los conservadores químicos utilizados en el los alimentos pueden provocar varios tipos e canceres, así como generar afectaciones en el sistema neurológico, acumulándose a nivel cerebral y ocasionando daños.

  1. Lácteos Industrializados

¿Sabías que somos el único mamífero en la tierra que toma la leche de otro animal? Aproximadamente a los 3 años de edad comienza disminuir drásticamente la producción de l enzima lactasa, la cual nos ayuda  a digerir los azúcares de la leche.  Estas dos cuestiones nos indican que quizá no deberíamos de consumir lácteos.

Si a esto le sumamos que hoy en día , los lácteos pasan por una infinidad de procedimientos que provocan que se pierdan sus enzimas naturales y nutrimentos, hace que este producto sea muy difícil de digerir , provocando que tendamos a acumular grasa y además a bloquear la pérdida de grasa cuando consumimos lácteos en exceso.

Al día de hoy, la leche que está en el mercado es un producto proveniente de animales inyectados con gran cantidad de hormona y antibióticos, los cuales a su vez estamos consumiendo. Este tipo de hormonas, está relacionada con la alta incidencia de cáncer, en particular se observa una fuerte relación con el cáncer de páncreas.

  1. Exceso de Gluten.

Hoy en día existe una gran controversia con respecto al gluten. Pero que es el famoso gluten? El gluten es una proteína presente en varios cereales como el trigo, la cebada, el centeno , entre otros menos consumidos.

Se ha encontrado que el gluten tiene la capacidad la irritar e inflamar  a tal grado el sistema gastrointestinal que interfiere con la absorción de muchos nutrimentos. Esto provoca a la larga deficiencia de nutrimentos provocando enfermedades y desbalances, que entre otras cosas, impide el metabolismo correcto de las grasas.

Esta situación se vuelve más crítica si consideramos que gran cantidad alimentos procesados hoy en día contienen gluten , ya que es muy común la adición de almidones para mejorar las cualidades sensoriales de los alimentos.

Esto nos ha llevado a consumir un exceso de gluten en la vida diaria provocando, entre otras cosas, deficiencias nutrimentales y acumulación de grasa, principalmente en la zona abdominal.

CONCLUSIÓN:

Bajar de peso no tiene porqué ser tan difícil si sabemos elegir correctamente nuestros alimentos. Para estar seguros de que los alimentos nos bloquean la pérdida de peso es recomendable apegar se a una dieta con alimentos naturales, lo menos procesados posibles. Cualquier duda que tengas asesórate con un profesional de la salud.